¿Cuál es la mejor época del año para viajar a Islandia?

Una de las preguntas más frecuentes que nos hacéis por Instagram es la mejor época del año para viajar a Islandia.

Es difícil responder a esta pregunta de una manera rotunda así que os presentamos qué factores le influyen a la famosa blogger de viajes Carmen Dominicci a la hora de decidir cuándo viaja a Islandia.

Precio: Si queremos ahorrarnos unos euros debemos escoger invierno. La mayor afluencia de turistas en la Isla del Fuego y el Hielo es en verano, así que los precios estarán más hinchados en la época estival. Donde más ahorraremos será en alojamiento y vuelos, aunque habrá menos oferta de billetes, sobre todo en vuelos directos desde España.

Horas de luz: En verano apenas hay 4 horas de oscuridad al día. Disfrutar del sol de medianoche contemplando una de las muchas cascadas que hay en la isla es un placer solo a disfrutar en muy pocos países del mundo. En invierno sucede todo lo contrario. La noche dura alrededor de 20 horas; época perfecta para avistar uno de los fenómenos naturales más enigmáticos que existen, las auroras boreales.

Afluencia de turistas: Como es de esperar, en verano Islandia recibe la mayor cantidad de turistas. Es probable que visitando un lugar famoso de la isla nos encontremos con autobuses llenos de visitantes.

Clima y carreteras: La variación de temperatura en Islandia entre la estación de invierno y verano suele oscilar entre los 0 y 10ºC. La dificultad más notable en invierno es el fuerte viento y la nieve, que puede hacer cerrar carreteras y complicarnos el acceso a según qué lugares del país (especialmente en el interior).

Una vez hemos tomado nota de los factores que influyen en nuestro viaje a Islandia y teniendo claras nuestras preferencias deberemos elegir la época del año en la que viajar.

Carmen Dominicci lo tiene claro, su época favorita es justo después del verano. Podrá recorrer la isla sin encontrarse una cantidad masiva de turistas y tendrá la posibilidad (si hay suerte) de avistar auroras boreales.

¡Así que no queda otra cosa que hacer la maleta y volar rumbo a la Isla del Fuego y el Hielo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *