Cascada Svartifoss en Islandia

La “cascada negra” o Svartifoss, es una de las maravillas naturales que hay que ver en Islandia si visitamos el país.

Es una cascada en el Parque Nacional Skaftafell, del que os hablamos en otro artículo y una de sus atracciones más conocida por su espectacular y llamativa forma. Está rodeada por columnas basálticas negras, de origen volcánico, por la cual recibe su nombre. Las columnas hexagonales fueron formadas por un proceso de cristalización dentro de un flujo de lava al enfriarse de manera extremadamente lenta.

Svartifoss

Si recordáis estas formaciones casi idénticas también se encuentran en la Calzada del Gigante en Irlanda del Norte y en la isla de Staffa en Escocia.

¿A qué os recuerdan? Mucha gente dice que tienen un aspecto primitivo, de la época vikinga y otros muchos que tiene la forma similar a la de un órgano. Ha servido de inspiración para arquitectos islandeses encontrando ejemplos muy concretos como ejemplos la iglesia Hallgrímur en Reykjavík, así como el Teatro Nacional.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *