Visita Express de Islandia

  • Día 1:

Llegada a Keflavik en nuestro vuelo directo de Icelandair. Recordamos que la compañía ha lanzado una oferta por 268€ ida y vuelta desde Barcelona o Madrid.

Del aeropuerto al centro de Reykjavik hay aproximandamente 45 minutos de recorrido por carretera. Llegamos por la noche, así que os recomendamos alojaros en Keflavik, especialmenente si alquilamos una autocaravana para desplazarnos por el país.

Os recomendamos esta opción cada vez más popular porque nos permite ahorrar habitaciones de hotel y dormir cada día en un lugar distinto. ¡Porque el cielo tiene más estrellas que cualquier hotel!

Recomendamos la página WorldWide Campers para hacer la reserva de nuestra autocaravana desde 910€ para una semana.

Habrá que buscar los lugares habilitados para acampar, pero ya veréis que son muy fáciles de encontrar. Os dejamos un mapa interactivo con todos los campings habilitados en Islandia.

Si queréis saber el presupuesto aproximado de vuestro viaje y los preparativos necesarios Davinia y Christian nos lo explican en este post de su último viaje a Islandia.

  • Día 2:

Nuestro primer día en Islandia lo destinamos a recoger nuestra autocaravana en Keflavik para dirigirnos después hacia Reykjavik. Os recomendamos este camping para pasar la noche.

Tras instalarnos en nuestra parcela, os invitamos a dar un paseo hasta el centro. La primera parada es la oficina de turismo donde nos facilitarán mapas para no perdernos lo mejor de la ciudad. Aunque dispongamos de medio día, Reykjavik es una ciudad muy asequible y tendremos tiempo para verla casi por completo.

Hay un montón de opciones: museos, restaurantes de todo tipo, pubs y tiendas. La calle más importante y por la que no podéis pasar de largo es la calle Laugavegur. Si nos apetece tomar una copa hay varios bares con happy hour en esta misma calle.

La tarde la dedicamos a visitar los monumentos más emblemáticos de la ciudad: la iglesia de Hallgrímskirkja, la más importante del país. Muchos la llaman la Catedral de Reykjavik pero en realidad no lo es. En su interior hay un órgano de tubos, aunque nos quedamos con las ganas de oírlo sonar. Es el punto más alto de la ciudad y os recomendamos subir hasta lo alto para apreciar las maravillosas vistas de la capital islandesa.

Otro emblema de la ciudad que no os podéis perder es Sólfar, o el Viajero del Sol. Está situado en el centro de Reykjavik, en la costa. Representa la libertad, los nuevos lugares por descubrir…

Finalmente terminamos nuestro día cenando la famosa sopa islandesa en pan.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *